Cómo crear un lugar de estudio adecuado

makingofmagazinezonadeestudioadecuada

La importancia del lugar de estudio 

Hoy os damos algunos consejos prácticos para crear un ambiente de estudio (o trabajo, también aplicable a los adultos en casa o a la oficina) adecuado para la concentración y el máximo rendimiento de nuestros cerebritos. Algunos de ellos os parecerán obviedades, pero a menudo la falta de tiempo o la dejadez hacen que nos olvidemos de esas condiciones mínimas.

En primer lugar, la hora del día. Sin ser especialistas en el tema, todos hemos comprobado que después de comer no es el mejor momento para la actividad intelectual (mucho menos para la física!). Esto es debido a que toda la actividad corporal está concentrada en la digestión y durante esas dos horas el resto de órganos se “relajan”. Por lo tanto, intentaremos evitar esa franja horaria en lo posible.

Respecto a la temperatura, también debemos guiarnos por la lógica. Ni muy alta ni muy baja, la temperatura ideal para sentirnos cómodos, la que nos dicen en los anuncios, 21 grados.

En el tema de la música hay cierta controversia. Algunos estudiantes aseguran que escuchar sus CD’s favoritos mientras estudian les ayuda a relajarse. Yo personalmente nunca entendí que alguien pueda concentrarse en unos apuntes mientras escucha canciones que se sabe de memoria y tararea todo el día. Mi recomendación personal es que, si se escucha música, que sea intrumental (clásica, chill out…) y a un volumen bajo.

Es importante elegir bien el lugar en el que se va a estudiar. No es recomendable ponerse en estancias de la casa de paso para los demás miembros de la familia (cocina, salón), sobre todo si hay otros hermanos jugando, viendo la tele, hablando por teléfono… La habitación del niño/a es una buena opción, siempre y cuando tengan la puerta abierta y de vez en cuando y “por casualidad” comprobemos que están en ello, y no chateando o con el móvil como ya comentamos en otra entrada.

“…a la hora de estudiar se debe favorecer la concentración. Orden, confort, iluminación son factores imprescindibles.”

Aunque resulta obvio, no debemos olvidar que el escritorio debe estar lo más despejado y ordenado posible, sin papeles arrugados, libros amontonados o el plato de la merienda por el medio… Lo mejor es hacer una pausa para merendar y después continuar.

Una buena iluminación también es esencial, tanto que puede evitar futuros problemas de visión. La mejor luz para estudiar (y para muchas otras tareas) es siempre la luz solar. Si hoy hace un sol espléndido, subamos las persianas y apaguemos la luz! Así además ayudaremos un poquito al medio ambiente.

Por último, el material debe ser adecuado para el nivel y conocimientos del niño, además de los olvidados diccionarios en papel, que no deben faltar. Es cierto que hoy en día existen diccionarios online de una calidad increíble, pero la búsqueda en un diccionario en papel es una muy buena práctica para los niños, sobre todo entre los 7 y los 14 años, reforzando la ortografía y la agilidad mental.

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>